Universidades
11 marzo 2015

En cinco años 650 millones de personas mayores en el mundo tendrán Alzheimer:RGG

share
by García R - 0 Comments
En cinco años 650 millones de personas mayores en el mundo tendrán Alzheimer:RGG

La identificación de olores contribuye a un diagnóstico temprano del Alzheimer, pues el deterioro de esta capacidad se manifiesta, incluso, seis años antes de que la enfermedad avance

La memoria olfativa, la discriminación o identificación de olores, entre otras capacidades asociadas al olfato, son aspectos que al ponerse a prueba contribuyen en el diagnóstico temprano de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, que afecta a las personas de la tercera edad.

De acuerdo con estimaciones oficiales, para el año 2020 habrá 650 millones de personas mayores de 65 años de edad en el mundo; y para el 2050 alrededor de 14 millones de norteamericanos tendrán Alzheimer, una enfermedad cuyo costo anual por paciente, según cálculos de 1996, es de alrededor de 36 mil dólares.

Durante su participación en la Décimo Semana del Cerebro, organizada por el Instituto de Fisiología de la BUAP, Rosalinda Guevara Guzmán, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM, señaló que es posible diagnosticar el Alzheimer a través de las pruebas de olores, debido a que el sistema olfatorio está estrechamente asociado con el sistema límbico: el conjunto de estructuras relacionadas con las principales capacidades cognitivas, como las respuestas emocionales, de aprendizaje y de memoria. Es decir, el sentido del olfato está vinculado con los mecanismos adaptativos del ser humano que se ven afectados por este tipo de padecimientos neurodegenerativos.

A través de una sencilla prueba aplicada a dos poblaciones, una integrada por jóvenes y otra por personas mayores de 60 años de edad, en las que se les pedía identificar determinados olores, diferenciar aromas similares o familiarizarse con otros completamente ajenos, los investigadores de la UNAM constataron que mientras los jóvenes tienen mayores capacidades de memoria olfativa (recuerdo del aroma), de discriminación de olores y de aprendizaje (familiarizarse con información olfativa nueva), los adultos mayores manifestaban graves problemas en estas capacidades.

Guevara Guzmán precisó que la disfunción en el sistema olfatorio es uno de los signos más tempranos de la Demencia Tipo Alzheimer (DTA) y de otras enfermedades neurodegenerativas. La identificación y la discriminación, ambas del tipo olfatoria, son clave para determinar si la persona está desarrollando el padecimiento, pues el deterioro de estas capacidades se manifiesta incluso seis años antes de que la enfermedad llegue a su etapa avanzada.

“La dificultad para identificar olores familiares podría constituir un marcador precoz y eficaz de enfermedades neurodegenerativas, en particular del Alzheimer”, señaló la investigadora durante el tercer día de la “Décimo Semana del Cerebro” que realiza la BUAP, así como otras instituciones de educación superior y centros de investigación en el país, para unirse a los esfuerzos internacionales de promover la investigación en torno al cerebro.

Guevara Guzmán comentó que actualmente la única forma de diagnosticar la enfermedad de Alzheimer es reconocer los síntomas o bien a través de una autopsia para determinar la presencia de las lesiones que la definen, ya sea de tipo esporádico (la más común) o aquélla con componente genético. De ahí la importancia de su temprana identificación.

En México no se cuenta con datos fidedignos de la frecuencia de este padecimiento y no existe prueba diagnóstica que permita detectarla en su etapa inicial. Por ello, el uso de pruebas sencillas para identificar el deterioro cognitivo podría favorecer el desarrollo del diagnóstico temprano de enfermedades neurodegenerativas, y de este modo ofrecer opciones de tratamiento que repercutan en una mejor calidad de vida del paciente.

García R

23503 posts | 73 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *