Columnistas
15 marzo 2015

Causa y Efecto. Por José Antonio de la Vega Moreno

share
by García R - 0 Comments
Causa y Efecto. Por José Antonio de la Vega Moreno

Para la contienda electoral federal del 7 de junio próximo el Partido de la Revolución Democrática ha comenzado a encender sus propios focos rojos.

En la actualidad se mantiene como la tercera fuerza política, pero con la posibilidad de caer un lugar por su resquebrajamiento ideológico y su venta política al mejor postor, en Puebla, por ejemplo, vendido totalmente al gobernador del Estado, Rafael Moreno Valle Rosas.

Se habla en encuestas nacionales que el PRI las encabeza con un 32 por ciento de las preferencias, seguido del PAN con un 28 por ciento y el PRD muy apenas con 13 porciento, pero no muy lejos del PVEM que ya araña los 11 puntos.

El Partido del Sol Azteca, sin ideología, sin identidad, sin ética y sin vergüenza alguna, las pasará muy mal y peor aún, con la confrontación al interior de sus tribus no solo en el ámbito local sino a nivel nacional.

El pasado domingo, la dirigencia estatal que encabeza Socorro Quezada Tiempo, lamentó que el Comité Ejecutivo Nacional del PRD, haya dado cabida a la candidatura de Carlos Talavera en el Distrito V en San MartínTexmelucan.

Aseguran todos los grupos perredistas en la entidad que irán hasta el Tribunal Federal Electoral para impugnar la decisión del CEN perredista.

Los perredistas poblanos no quieren ver en las boletas al priista, Carlos Talavera, a quienes califican de tener antecedentes penales, que claro, que si tuviera que pagar algo, estaría preso, luego entonces, irá como candidato del Partido del Sol Azteca, pero sin la venía de todos las corrientes amarillas.

Por esa situación y otras cosas más que caen a sus espaldas, como desprestigio, desconfianza y descalificaciones políticas, el PRD está a punto de dejar la tercera fuerza política, lo cual, lo acomodará lejos de ser la verdadera izquierda que alcanzó grandes blasones hasta la última contienda de 2012.

Pobre PRD.

***

Educación pública y privada copadas.

            Con la persecución de parte del gobierno del Estado en contra del Rector de la Universidad de la Américas, Ernesto Derbez, se rubrica la persecución política en la entidad, aunque el gris de Jorge Cruz Bermúdez encargado de despacho en la Secretaría General de Gobierno, mencione todo lo contrario.

            Primero fue Alfonso Esparza Ortiz, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, que amarrado de las manos por el gobierno del Estado, la máxima casa de estudios en Puebla ha dejado de ser la sobra de lo que fue, pues la pluralidad se ha disuelto y la libertad de expresión a quedado bloqueada, además, se plasma el porrismo contra quien le lleve las contras al rector.

            Ahora, se pretende emprender descalificaciones en contra de quien o quienes llevan las riendas de la UDLA.

            La presión que ejerce en todo momento el gobierno del Estado no tiene límites.

            Las universidades no tienen porque ser transgredidas en su autonomía y mucho menos, agredidas por su ideología.  

 

García R

23514 posts | 77 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *