Columnistas
12 agosto 2015

Causa y Efecto. Por José Antonio de la Vega Moreno Cardiograma político

share
by García R - 0 Comments
Causa y Efecto. Por José Antonio de la Vega Moreno Cardiograma político

Cardiograma político.

            Tanto el Partido Acción Nacional, de la Revolución Democrática y el Revolucionario Institucional, se aprestan a los relevos o transformaciones de sus respectivos Comités Ejecutivos Nacionales, pero con salvedades: Corrupción, desmoronamiento y segundos aires.

            En el primer renglón se encuentra el Partido Acción Nacional. La filtración de una grabación donde Ernesto Rufo Appel le demanda al gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, apoyar con todo a Ricardo Anaya con miras a las elecciones internas del blanquiazul, en sustitución de Gustavo Madero, es elocuente.

            Los recursos claro, no saldrían de la bolsa del propio gobernador sonorense, sino del erario. Los panistas vuelven a demostrar su pragmatismo, su burocratismo y estupidez.

            El gobernador del Estado de Puebla, apuesta por el “chico maravilla” Ricardo Anaya –que Javier Corral, su contrincante, ya le puede señalar como Ricardo C-anaya- luego de que ha echado a andar todo el aparato de gobernadores panistas a su favor, incluido, demostrado está, al aspirante a la primera magistratura del país el neopanista Rafael Moreno Valle Moreno.

            También, el ejecutivo poblano, le ha dado machetazo a caballo de espadas a Rafael Micalco Mendez, a través del aun dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, quien le pidió presentar su renuncia por adelantado, situación que no permitirá e irá  nuevamente a defenderse en los tribunales electorales federales por una decisión única, la de Rafita Moreno.

            Los panistas copian acciones que criticaban del partido de enfrente, el PRI, hoy, ellos hacen lo mismo, pero con la salvedad de que no san tan ágiles en la operatividad. El PAN se hunde en su propia corrupción y ambición de un solo hombre.

            Mientras tanto el PRD, se desmorona. Carlos Navarrete pone en la mesa su cabeza y las tribus tal caníbales se la tumban hasta verla en el suelo, como la propia dignidad de un partido que nació como izquierda en México y hoy, no sabe qué rumbo tomar.

            Los perredistas tendrán que renovar su Comité Ejecutivo Nacional en septiembre. Otro poblano, Luis Miguel Barbosa Huerta, demandó  a las tribus a desaparecer para hacer un solo proyecto político, situación difícil de que se concrete cuando sabemos que sus tribus son las piezas de cambio en el estire y afloje político interno del PRD.

            En Puebla, Socorro Quezada Tiempo, líder del PRD, está rebasada por las instrucciones y decisiones centralistas de su instituto político en el Distrito Federal. Quezada Tiempo está sola y navega en un mar de inmundicia política perredista, que el que no está en contra de sus decisiones, está en contra del proyecto político partidista y peor aún, es rehén, el esclavo más indigno de Rafael Moreno Valle.

            Caso contrario, es el PRI, su segundo aire en el gobierno de la República, lo pone con un traje político que huele a naftalina, pero que en su momento le funcionó y le funciona.

            Esa versión de Manlio Fabio Beltrones –único aspirante a la dirigencia nacional del CEN del PRI- lo hace navegar sin problema alguno y con la posibilidad de una reagrupación que le puede funcionar para mantenerse en el ámbito político debidamente fortalecido.

            Manlio Fabio Beltrones, cuenta con buenos aliados en Puebla para ejecutar la recuperación de la gubernatura y ese es su primer paso, pues él sabe que siendo así, se enfilaría a ser también el único aspirante a la presidencia de la República en el 2018.

            Ganando la mini gubernatura a Rafael Moreno Valle, está listo para aganarle rumbo a la grande y a la presidencia.

            Y los priistas saben que quien pega una vez, pega dos veces.

            Al tiempo

 

García R

23933 posts | 80 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *