Negocios
28 septiembre 2015

Aún acusados de fraude ambiental, RMV comprará 200 unidades a Volkswagen para uso policial

share
by García R - 0 Comments
Aún acusados de fraude ambiental, RMV comprará 200 unidades a Volkswagen para uso policial

El grupo Volkswagen va anunciando con cuentagotas los modelos afectados con coches trucados. El viernes por la noche, la marca VW anunció los suyos (básicamente el Golf, el Passat y Tiguan) y hoy lo ha hecho Audi. La marca alemana de gama alta del grupo asegura que los diésel de los modelos A1, A3, A4, A5, A6, TT, Q3 y Q5 pueden llevar el motor trucado. En total, 2.1 millones en todo el mundo.

 

El reparto por países deja claro que el principal problema con este fraude lo va a tener Europa. La marca ha asegurado que de estos vehículos, alrededor de 1.42 millones han sido vendidos en Europa Occidental. Solo en Alemania la cifra sube a 577 mil. Y en Estados Unidos, donde se detectó el problema, apenas 13 mil Audi circulan con este motor falseado.

 

Ahora quedan pendiente conocer el número y modelo de Seat y Skoda trucados. Las cifras pueden ser muy abutadas si se tiene en cuenta que el grupo habló incialmente de 11 millones de coches afectados. La marca VW ha adelantado que tiene alrededor de cinco millones de vehículos afectados que junto con los de Audi anunciados hoy suman un total de poco más de siete millones de vehículos.

 

Los cuatro millones restantes se deben repartir entre Seat y Skoda. También puede haber afectados vehículos de la marca Porsche, pero es obvio que por número la incedencia va a ser mucho menor.

 

Se dieron cifras preliminares de que al menos 250 mil SEAT llevaban estos motores y medio millón de los coches del grupo vendidos en España también. La filial española debería ser la siguiente en mover ficha.

 

Las acciones de la matriz Volkswagen cayeron hoy a media jornada un 6.2 por ciento, hasta 100.60 euros en la bolsa de Fráncfort. El resto de títulos del sector automovilístico también presentaba notables descensos en bolsa.

 

El castigo global a la armadora se extendió hasta Suzuki Motors, que anunció la venta de todas sus acciones en esa empresa.

 

Pero el Gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle anunció un pedido de 200 autos “para salvar la planta”. La compra es licitación. Dijo que es para evitar que haya despidos. “Se busca un mecanismo para evitar los despidos de los poblanos que trabajan en la planta. Reconocemos el reto. Nadie sabe la afectación, las cuales van desde sanciones que impongan en Estados Unidos hasta juicios potenciales de los usuarios que compraron uno de los autos diésel de la marca en ese país”, explicó.

 

Se desconoce si esas 200 unidades de Volkswagen tendrán ya corregido el sistema; sólo dijo que serán destinadas a la policía.

 

Nosotros vamos a comprar patrullas –dijo–. El gobierno tiene que comprar alrededor de 200. Lo que yo les planté es que pudieran presentar una propuesta. Nosotros tenemos un convenio con la empresa desde hace años como gobierno, en donde se dan descuentos al gobierno del estado por la adquisición de vehículos. En este caso estamos por hacer un pedido de patrullas y me pareció importante que ellos pudieran participar en esta circunstancia. Finalmente es algo que el gobierno del estado requiere, que ya tenemos los recursos; de que sean de otra marca a que sean de Volkswagen, preferimos que sean de Volkswagen en este momento complicado”.

 

“En la medida en que a Volkswagen le vaya bien, al estado le va mejor”, declaró en marzo del 2015 Moreno Valle. Pero, medio año después, a la líder mundial en producción de automóviles le ha ido bastante mal luego de ser evidenciada ante los ojos del mundo.

 

El sector automotriz es el más importante en Puebla y, a su vez, Volkswagen es la mayor empresa del estado. Hace medio año el panista resaltó que en el 2017, el Producto Interno Bruto (PIB) estatal crecería debido a que a finales del 2016 entraría al mercado la Q5, producida en Audi Puebla y en el 2017 la nueva Tiguan diseñada para el mercado americano.

 

La semana pasada, a pesar de que reconoció que el próximo año va a haber una demanda menor luego del escándalo mundial (aunque en la planta local no se produjeron esas unidades) sigue en pie la inversión de mil millones de dólares para fabricar la nueva Tiguan y otros millones para el Audi Q5 porque, confirmó a la prensa local, piensa “fundamentalmente en los trabajadores”.

 

En concreto, de acuerdo con el diario Cambio, la caída en los niveles de producción de Volkswagen en Puebla será a partir de octubre: los directivos de la planta decidieron suspender temporalmente la fabricación de autos Turbo Diesel (TDI), debido a que no pueden comercializarlos en Estados Unidos. Además, los sábados dejarán de operar las líneas de producción del Golf y a final de ese mes, las del Beettle se irán a paro técnico.

 

SE LE ADVIRTIÓ A VW

 

El gigante automotriz Volkswagen, de acuerdo con la prensa alemana, fue advertida tanto en el 2007 como en el 2011 sobre el programa para trucar los controles de emisiones de gases contaminantes.

 

En el 2007, año en que el ex director Martin Winterkorn –quien dimitió la semana pasada y actualmente se encuentra bajo investigación– la empresa fabricante del polémico software, Bosch, lo entregó a Volkswagen sólo para efectuar controles internos y le advirtió que su instalación en vehículos era “ilegal”, reportó el diario Bild.

 

Cuatro años después, informó Frankfurter Allgemeine am Sonntag, un empleado de la principal productora de autos en el mundo fue quien denunció sobre la “violación de la ley” que implicaba el software en el motor de las unidades.

 

EL ESCÁNDALO

 

En una semana Volkswagen cambió de presidente, registró pérdidas pronunciadas en la bolsa y acumuló montones de demandas y multas de millones de dólares. El gigante automotriz alemán intentó engañar a todo el mundo al vender 11 millones de unidades con un motor manipulado por un software para esconder la verdadera emisión de gases contaminantes.

 

Los accionistas se mostraron bastante irritados con la noticia y sus acciones llegaron a caer hasta un 23 por ciento, su nivel más bajo desde octubre de 2011.

 

Un par de científicos descubrieron, sin querer, que Volkswagen manipuló los valores de las emisiones de automóviles con motor diésel para cumplir con las medidas medioambientales en Estados Unidos. Luego la Agencia de Protección Medioambiental Estadounidense (EPA, por sus siglas en inglés) alertó sobre el hecho e inició una investigación al respecto.

 

Peter Mock, director de un grupo mediambiental llamado Clean Transportation, junto con John German, son los responsables de que la imagen del fabricante de coches se derrumbó al descubrir su fraude.

 

El año pasado intentaban demostrar que los controles de gases contaminantes en Europa son mucho menos exigentes que en Estados Unidos. Querían demostrar a los gobiernos del Viejo Continente que es posible endurecer esas pruebas y que se pueden tener coches diésel mucho más limpios.

 

Los ambientalistas no tenía más pretensiones que demostrar que los mismos modelos de una misma marca emitían menos gases nocivos en Estados Unidos que en Europa debido a que los controles eran más duros allí.

 

El recién proclamado número uno en ventas en el mundo –después de adelantar a Toyota en el primer semestre del año– reconoció que cerca de once millones de sus vehículos tienen instalado el programa que manipula las emisiones durante las pruebas, pero no durante los trayectos normales en carretera, pues contaminan más de lo permitido.

 

“Los vehículos afectados son los que tienen motores del tipo EA 189, de los que existen cerca de once millones en todo el mundo. Exclusivamente en este tipo de motores se ha comprobado que existe una llamativa irregularidad entre los valores de medición en los test y los registrados en el funcionamiento real del vehículo”, escribió la empresa en un comunicado.

 

La compañía anunció que destinará cerca de 6 mil 500 millones de euros de los beneficios del tercer trimestre para hacer frente a los gastos derivados de este escándalo. “Por consiguiente, los objetivos de resultados del grupo automotor para 2015 se adaptarán”, explicó Volkswagen (VW).

 

Martin Winterkorn dimitió de su cargo al frente del mayor fabricante automotor de Europa tras el escándalo por la manipulación de los motores de la compañía. “Volkswagen era, es y sigue siendo mi vida”, aseguró al despedirse, un día después de haberse disculpado públicamente a través de un video. “Estoy convencido de que VW y su equipo logrará salir de esta grave crisis”.

 

“Estoy consternado sobre lo que ha ocurrido en los últimos días. Sobre todo estoy perplejo por el hecho de que errores de este alcance sean posibles en el grupo Volkswagen (VW)”, explicó el directivo de 68 años en una breve declaración a los medios.

 

“Como jefe del gigante automotor alemán asumo la responsabilidad por las conocidas irregularidades en los motores diésel”, indicó. “Y por ello solicité al consejo de administración un acuerdo para finalizar mi función como presidente de la junta directiva del grupo Volkswagen”, aseguró.

 

“Lo hago en interés de la empresa, aunque soy consciente de que no he cometido comportamiento erróneo alguno”, agregó. “Volkswagen necesita un nuevo comienzo, también en lo personal. Con mi renuncia les libero el camino”.

 

En un principio estaba previsto que Winterkorn renovara su contrato antes de tiempo este viernes hasta finales de 2018. Sin embargo, la crisis que ha hecho tambalear el imperio de VW y ha acabado truncando su sueño de seguir al frente del grupo después de haber ganado hace unos meses una batalla personal con el poderoso patriarca de VW Ferdinand Piëch.

 

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) pedirá que Volkswagen de México transparente el total de unidades importadas, fabricadas y/o comercializadas en el país con el motor manipulado.

 

La institución estará atenta del dictamen que emita la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), junto con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), sobre el cumplimiento de la normatividad en materia ambiental.

 

De acuerdo con el titular de la Semarnat, Rafael Pacchiano Alamán, en el país “hay 11 motores señalados que tienen este problema”, pero revisarán todos los certificados de Volkswagen emitidos desde 2009.

 

Además, se reportó que en los primeros cinco días se interpusieron al menos 46 demandas en cortes federales de Estados Unidos.

 

El nuevo presidente del grupo automovilístico alemán Volkswagen, Matthias Müller, hasta ahora jefe de Porsche, dará más autonomía y responsabilidad a las doce marcas y a las diferentes regiones con una nueva estructura de cuatro grupos.

 

El consejo de supervisión de Volkswagen, un órgano supervisor de las empresas alemanas en el que están accionistas y trabajadores, nombró hoy a Müller con efectos inmediatos nuevo presidente del grupo en sustitución de Martin Winterkorn, quien dimitió el miércoles por el escándalo de manipulación de emisiones contaminantes.

 

Müller, de 62 años, dijo ser consciente de la difícil tarea que tiene por delante y aseguró ante la prensa que “no se volverá a repetir” un escándalo de manipulación sistemático de tales dimensiones.

 

Además, el presidente de la marca española Seat, Jürgen Stackmann, de 54 años, se convierte en director de Ventas de la marca Volkswagen y será sustituido por Luca de Meo (Milán, 1967), actualmente director de Ventas y Marketing de Audi.

 

El grupo automovilístico tiene doce marcas: Volkswagen, Skoda, Seat, Audi, Lamborghini, Ducati, Scania, MAN, Porsche, Bugatti, Bentley y los vehículos industriales de VW.

 

Por: Agencias

García R

22514 posts | 69 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *