Universidades
12 abril 2016

La vocación de servir, un legado para las nuevas generaciones: Lino Zumaquero

share
by García R - 0 Comments
La vocación de servir, un legado para las nuevas generaciones: Lino Zumaquero

José Lino Zumaquero Ríos, investigador de la Escuela de Biología de la BUAP, ha dedicado su vida a la investigación y a la academia, con el interés de mejorar la calidad de vida de las personas

El propósito de servir a la gente más necesitada debe ser un legado para las nuevas generaciones, sin otro interés que la satisfacción de contribuir en el desarrollo de los pueblos, quien así se expresa es José Lino Zumaquero Ríos, investigador de la Escuela de Biología de la BUAP.

Su preocupación por el bienestar social y su vocación por ayudar a los que menos tienen y sufren a causa de enfermedades, lo motivaron a dedicar su vida a la investigación. Sus aportes en materia de salud fueron reconocidos por la Universidad de Chiclayo, en Perú, institución que le otorgó el Doctorado Honoris Causa.

Ha participado en diversos proyectos de investigación a nivel internacional, relacionados con el estudio de los vectores. Entre éstos, su contribución para disminuir las condiciones de transmisión de parásitos en la zona del Canal de Panamá; además, a través de la Organización de las Naciones Unidas, impartió cursos de capacitación y asesorías técnicas para el control de los agentes transmisores de enfermedades en Argentina, Uruguay, Colombia, Chile, Cuba, Perú, Bolivia y Venezuela.

A finales de los años noventa, Lino Zumaquero se incorporó a la BUAP como profesor investigador de la Escuela de Biología. Actualmente, es responsable del Laboratorio de Parásitos y Vectores, de esa unidad académica, donde investiga cepas de diferentes hongos capaces de disminuir el impacto de los criaderos de mosquitos que transmiten el dengue, así como de parásitos causantes de otras enfermedades.

Nacido en 1958, en la ciudad de Villa Clara, Cuba, el joven Zumaquero supo que su camino estaba relacionado con el estudio de los seres vivos y la naturaleza, por lo que ingresó a la Licenciatura en Biología, en la Universidad de La Habana, donde también cursó la especialidad en Zoología de Invertebrados.

Su inclinación por el estudio de la parasitosis y la transmisión vectorial, lo llevó a continuar su formación en el Instituto de Medicina Tropical “Pedro Curie”, donde aprendió técnicas de la mano de prestigiados entomólogos. Asimismo, tomó cursos y diplomados a nivel internacional, que lo encaminaron a la investigación sobre la enfermedad de Chagas, que le valió reconocimientos como estudiante y profesionista.

“Hice rotaciones por todos los bancos de sangre de Cuba y laboratorios clínicos, además trabajé muchos años en el Hospital Pediátrico Provincial Docente Pepe Portilla, una experiencia que me permitió obtener una excelente formación”, afirma.

Más allá de la vida profesional, Lino Zumaquero es entusiasta y optimista. No se deja vencer por las adversidades. Sonríe, siempre sonríe. Confiesa que una de sus actividades favoritas es el baile; la salsa, por excelencia.

Para él, su familia es lo más importante, por lo que trata de disfrutar al máximo el tiempo que pasa con ellos, tanto en casa como cuando viaja a Cuba a visitar a los parientes que viven allá.

Siempre inquieto por aprender, antes de dormir lee artículos científicos, aunque también asegura ser un ferviente lector de Gabriel García Márquez, así como de todo tipo de literatura.

Doctor en Ciencias Ambientales, por el Instituto de Ciencias de la BUAP, desde su llegada a la Máxima Casa de estudios de Puebla, Lino Zumaquero se ha enfocado al estudio de diversos temas de parasitología, así como al desarrollo de metodologías para el control biológico de vectores que afectan regiones de México y el mundo.

“Continuamos en la búsqueda de mecanismos biológicos que sean amigables con el ecosistema, para evitar la contaminación del medio ambiente por el uso excesivo de insecticidas industriales”, señala.

Además de desempeñarse en la docencia y la investigación, José Lino fue consejero de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios de Posgrado, desde donde contribuyó al fortalecimiento de la investigación en la universidad, a través de la revisión de los planes de estudio.

Para él, formar jóvenes “es algo que me apasiona y me llena de una gran satisfacción, y aquí en la Escuela de Biología nos comprometemos en egresar profesionistas e investigadores muy capaces”.

Su vida profesional ha estado dedicada a la ciencia. Empero, también es un apasionado del ballet y la música clásica, remanso del goce.

Se considera un privilegiado al tener muchos amigos, “que pese a las circunstancias, siempre están ahí para apoyarme”. Se declara un amante de los caldos, mientras no sean picosos, así como del pescado y los mariscos, al igual que un buen corte de carne.

Durante su larga trayectoria académica, Zumaquero Ríos ha escrito artículos científicos en revistas y sitios nacionales e internacionales, como la Public Library of Science (PLUS). Es miembro de la Sociedad Mexicana de Parasitología y de la Federación Latinoamericana de Parasitología.

Las guerras, la desigualdad social y las enfermedades son temas que le quitan el sueño. Por ello, desde la ciencia da lo mejor de sí cada día, para contribuir a mejorar la calidad de vida de la gente.

García R

21741 posts | 66 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *