Universidades
06 julio 2016

Los cursos de verano deben fomentar el desarrollo físico, creativo y la estimulación cognitiva

share
by García R - 0 Comments
Los cursos de verano deben fomentar el desarrollo físico, creativo y la estimulación cognitiva

-Los beneficios del aprendizaje informal y el ocio creativo.

-Siempre existe la incógnita sobre lo que se debe o no hacer con los niños y jóvenes una vez que han salido de vacaciones.

Debido al ritmo de vida que se vive actualmente, hemos distraído nuestra atención, del hecho de que un niño, niña o joven es un ser en estado evolutivo formativo, que tiene sus propios deseos e intereses así como necesidades propias, señaló la Dra. Adriana Nachieli Morales Ballinas, catedrática de la Facultad de Psicología de la UPAEP.

Agregó que siempre existe la incógnita sobre lo que se debe o no hacer con los niños y jóvenes una vez que han salido de vacaciones y de cómo pueden aprovechar mejor las vacaciones de verano.

Por lo tanto, dijo que se deben tener en cuenta algunas consideraciones importantes antes de decidir sobre que decisiones se van a tomar con respecto a aprovechar el tiempo con ellos.

Indicó que se debe tomar en cuenta qué desarrollo físico se busca en los niños o jóvenes, “¿Si se convive con una familia sedentaria o activa y sana?, los hábitos que tenga la familia los va a reflejar la niña, niño o joven y esto no tiene que ver con que este en periodo de vacaciones, si no con lo que observa en sus progenitores, si han procurado una vida sana, es probable que el niño, niña o joven tenga hábitos buenos, y que el hecho de que este de vacaciones no afecte los mismos, pero si los padres no hacen ningún tipo de actividad física y exigen que el hijo o hija no este sentado viendo televisión o jugando videojuegos, es injusto y por lo tanto no recomendable”.

En cuanto a la creatividad, dijo, hay que observar, si en la familia en general se concede el ambiente necesario para que el hijo o hija explore sus habilidades, con límites, conocimiento de riesgos y acompañamiento de un adulto, entonces el  podrá, durante las vacaciones dar continuidad a dicha práctica.

En cuanto a la estimulación cognitiva, manifestó que si en casa se promueve el pensamiento analítico y la cultura en general, es decir se supervisa lo que la niña, niño o joven ve en la televisión, y se le acompaña frecuentemente (o siempre) con preguntas y comentarios o, se analizan los videojuegos que usa y en general se promueve la lectura y la asistencia a eventos culturales de calidad humana, entonces no hay problema para que esto se continúe en el verano.

Por lo anterior la respuesta a nuestra pregunta, ¿Dejamos descansar a los niños, niñas y jóvenes o los mandamos a cursos durante el Verano? No es una palabra, son más bien muchas, porque es una respuesta abierta a múltiples posibilidades dependiendo de cada familia y la niña, niño o joven, la decisión, más bien tiene que ir en tono de las necesidades de tiempo y trabajo de los padres, en caso de que ambos trabajen de manera formal si es recomendable meterlos a un curso, siempre y cuando se considere como prioridad la opinión del niño respecto a gustos e intereses, y no se visualice como una obligación que cause ansiedad en la niña, niño o joven, acotó la especialista.

Subrayó que en el caso de las madres que tienen mayor flexibilidad de tiempo, porque trabajan en casa y pueden distribuir sus recursos, “estar con sus hijos en verano es una buena oportunidad para convivir y fortalecer los lazos familiares, pero si se recomienda crearse un pequeño plan de diversión que a su vez que relaje la rutina del ciclo escolar, permita mantener estructura en el niños y a su vez enriquezca y fortalezca su desarrollo evolutivo”.

La Dra. Morales Ballinas reiteró que el verano es un tiempo de cambio, pero no por ello se debe dejar de estimular a los hijos, el cambio a una rutina más relajada donde el aprendizaje informal reina, porque el ser humano nunca deja de aprender, se ha comprobado en indagaciones cualitativas con maestros de diferentes sistemas educativos que cuando los niños se mantienen ocupados en verano, su retorno al siguiente ciclo escolar es más eficiente y con mayor facilidad.

Por su parte el Mtro. Josué Napoleón Huerta Hernández, académico de la Facultad de Psicología de la UPAEP, advirtió que es importante cuidar la salud mental de los niños y jóvenes, de que continúen preparándose en el Verano y de que sigan aprendiendo cosas nuevas, y desarrolle otras competencias y habilidades, agregó que los padres de familia deben quitarse de la cabeza la preocupación de que si los hijos no realizaron ninguna actividad durante el Verano, al inicio del siguiente curso escolar , llegarán en desventaja con los demás niños que hicieron algo durante las vacaciones.

Dijo que “la preocupación debe ser equilibrada, por un lado se debe tomar en cuenta el interés del niño, qué quiere aprender o qué desea hacer y por otro lado, tener presente  que el organismo va a llegar en un momento dado a sentir cierto estrés, has provocar inquietud o ansiedad en el niño y que se podrá reflejar en la actitud del niño o joven. Por lo tanto, será necesario equilibrar las decisiones y buscar una estimulación adecuada para evitar el estrés o caer en depresión por no hacer nada en el Verano”.

Finalmente, señaló que los padres de familia deben tener bien claras las expectativas que tienen sobre los hijos y de cómo pueden aprovechar este periodo de vacaciones en la casa y fuera de ella.

García R

27281 posts | 173 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *