Universidades
10 octubre 2016

No es una contradicción ser católico y ser homosexual: Coinciden catedráticos de la IBERO

share
by García R - 0 Comments
No es una contradicción ser católico y ser homosexual: Coinciden  catedráticos de la IBERO

 

  • En México 8,655 hogares son dirigidos por parejas homosexuales y el 60% de estos tienen hijos: Dra. María Eugenia Sánchez
  • Matrimonio igualitario debería significar matrimonio entre personas con los mismos valores: Padre Teódulo Guzmán, SJ.

El Campo Estratégico de Acción, Fe-Cultura y el Programa Universitario Ignaciano de la Universidad Iberoamericana Puebla, junto con el Colectivo Justo Medio organizaron el conversatorio Miradas universitarias en torno al matrimonio igualitario. Evento en el que participaron la Dra. Ma. Eugenia Sánchez Díaz de Rivera, el Dr. José Antonio Bretón Betanzos, la Galilea Cariño Cepeda, el Mtro. José Teódulo Guzmán, SJ., y Ana Sofía Hernández Bravo.

La Dra. Ma. Eugenia Sánchez, académica del Departamento de Humanidades, apuntó que datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) afirman que el 40% de las familias mexicanas están formadas por parejas heterosexuales, casados y con hijos. Sin embargo, apuntó que la familia tradicional está basada en el sistema heteropatriarcal, mientras que la homosexualidad, si bien es una minoría, no es una anomalía.

Asimismo, la socióloga de la IBERO Puebla señaló que la fidelidad, el cuidado, el respeto y el compromiso que un adulto puede brindarle a un niño no dependen de la sexualidad del padre. “La deformación de la conciencia moral de la Iglesia tiene una tendencia a incapacitar a las personas en sus derechos, si no se obedece lo que dice el párroco ‘es pecado’”.

Sánchez Díaz de Rivera comentó que en una de las marchas había carteles que decían “somos hijos de Abraham, no de Sodoma y Gomorra”. Se está relacionando la homosexualidad con promiscuidad y eso lo único que genera es odio. “De las marchas, me preocupa la doble moral. Si algo destruye a las familias son las políticas económicas o el racismo, eso sí que destruye a las familias”, concluyó.

Por su parte, el Dr. José Antonio Bretón Betanzos, coordinador de la Licenciatura en Derecho, enfatizó que la difusión de la iniciativa está dividiendo a México de manera innecesaria, además, si no hay comunicación por parte del gobierno, el enfrentamiento entre partidarios podría salirse de control.

Al respecto, Bretón Betanzos subrayó que la Iniciativa del Ejecutivo de la República ha alcanzado popularidad por las formas, pero su alcance real es demasiado reducido. “Una de las fallas institucionales que se tiene en el país es que el sistema político camina por lugares obscuros, es decir, no se transparentan las decisiones”.

Mientras tanto, la directora del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría de la IBERO Puebla (IDHIE-SJ), Dra. Galilea Cariño Cepeda, aseveró que esta minoría ha sido históricamente marginada y violentada. “La sociedad no se percata de ello porque no existen datos ni estadísticas que den cuenta de ello”.

Cariño Cepeda también afirmó que las comunidades de América Latina han estado dominadas por principios arraigados a la heteronormatividad y nuestra sociedad no es la excepción pues está conformada por patrones heterosexuales. “Debemos dejar de lado el pánico moral porque cuando se establece este esquema en la sociedad, las poblaciones afectadas son las minoritarias, las mismas que desde siempre han sido relegadas”.

El punto de vista religioso en este conversatorio corrió a cargo del Mtro. José Teódulo Guzmán Anell, sacerdote miembro de la Compañía de Jesús, quien durante su intervención sentenció que el concepto de Iglesia se ha deformado, cuando Iglesia es igual a comunidad. “El cristianismo no son leyes, ni moralejas, es amor. El que ama ya consiguió la vida verdadera”.

Guzmán Anell comentó que la grandeza de Cristo se funda en la misericordia para todas las personas, incluyendo a las minorías, él no discriminaba, por el contrario era compasivo. “No es ético que cualquier congregación religiosa afirme como absolutas sus convicciones incluyendo las relacionadas con la vida matrimonial”, culminó el sacerdote jesuita.

Finalmente, Ana Sofía Hernández Bravo, alumna de la Licenciatura en Relaciones Internacionales y miembro del Colectivo Justo Medio participó destacando que los jóvenes de su organización buscan una sociedad justa, incluyente y no discriminatoria. “Queremos incidir en la realidad por medio del amor y el diálogo. Por ello afirmamos que no es una contradicción ser católico y ser homosexual, tampoco lo es ser joven, ser católico y apoyar el matrimonio igualitario”.

 

García R

24652 posts | 83 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *